domingo, 21 de febrero de 2010

Olimpia Asunción 0-1 Alianza Lima (20 - 03 - 2003)

- Una crónica muy personal.


Dispara Mauro Caballero y gooooooooooooooool. ¡Olimpia es el campeón de la Copa Libertadores 2002, señores! ¡Olimpia, gran campeón en Brasil!


Él regresaba del colegio luego de un día muy movido. Ya cursaba en tercer año de secundaria, y se acostumbraba a su nueva vida, luego de una serie de hechos en años anteriores. Él simpatizaba por Alianza Lima, y era la segunda Copa Libertadores que seguía, y también la segunda que veía al equipo blanquiazul.

Alianza Lima no estaba bien en la Copa. 2 derrotas y un empata era el pobre saldo del equipo de La Victoria en el torneo más importante a nivel de clubes sudamericanos. Esa noche debía enfrentar al vigente campeón de la Copa Libertadores, Olimpia Asunción, y para colmo, de visita.

En la edición del 2002 la participaciones de ambos equipos fueron completamente diferentes: Alianza Lima sumó sólo un punto de 18 posibles (0-0 Cerro Porteño en el primer partido) y sólo anotó un gol (Wilmer Aguirre, 1-2 Cobreloa). Eliminado en primera fase, y en la tabla general quedó 31/32,sólo superando a Sporting Cristal que no sumó puntos.

Como contraste, el equipo paraguayo campeonó la Copa Libertadores luego de ganarle 4-2 por penales al Sao Caetano de Brasil en su mismísmo terreno. El partido fue memorable porque a falta de un tiempo Olimpia iba 0-2 abajo en el global y acabó empatándolo y seguidamente siendo el campeón.

Justamente, el debut del camepeón fue en Lima,donde empezaron ganando cómodamente, pero al final José Soto empató el marcador de penal. Luego Alianza perdió sus siguientes encuentros, mientras que Olimpia ganó uno y perdió otro. Ahora se debía volver a ver las caras en Asunción. Eran pocas las esperanzas, un club peruano no le gana a un campeón vigente de visita.



Él prendió la tele a pesar de todo. Quería ver a Alianza Lima, en ese tiempo era más hincha que ahora del equipo grone. Sabía que era muy difícil, pero su ilusión que aún le quedaba por dentro hizo que se anime a ver el partido. Antes se imaginó que el partido acababa 0-0 o 0-1 a favor de Alianza para darles animos moralmente. ¡Qué iluso! En ese tiempo él aún pensaba en esas cosas.

El partido, sorprendentemente, iba de igual a igual. Alianza Lima no demostraba ningún síntoma de sentirse menos al tener al frente al campeón, eso era al menos un buen augurio. Los minutos pasaban y pasaban, y él estaba sentado en su sillón, no le importaba si Alianza Lima sólo se defendía y Olimpia atacaba y no concretaba, él confiaba que su equipo no saldría perdiendo del estadio Defensores del Chaco.

Sin querer queriendo iba el minuto 90'. Alianza Lima empataba de visita ante el campeón y él ya estaba feliz. Su ilusión de un niño que comienza a ser adolescente le ganaba, aún no sabía lo que era la vida. Derrepente, tiro libre para Alianza Lima muy cerca al área.

¿Podría ser?
¿Alianza Lima, que no ganaba un partido de Copa Libertadores desde el año 2000, sorprendería a todo el mundo ganándole al campeón en su cancha?
¿Un club peruano daría la campanada de la semana de la Copa?

Nicolas Tagliani, polémico delantero argentino, se ponía al frente del balón. O era él o era García el que disparaba. No importaba. Lo único importante era sorprender. El árbitro Oliveira pitaba para que se ejecute el disparo. No levantó el brazo, era un tiro libre directo. Ya se iba jugando el minuto 90' + 2'. Tagliani fue el que disparó la pelota, el arquero paraguayo Tavarelli la veía venir. Iba a la esquina del arco, se acercaba peligrosamente.



Él, Dios sabe cómo, hizo un brinco desde su sillón hasta la tele y le mentaba la madre a Nicolás Tagliani de la alegría. Era gol. Alianza Lima le ganaba al campeón vigente de la Copa Libertadores en su propio estadio. Era Alianza, el mismo club peruano que sólo sabía perder a nivel sudamericano y que por eso se le había perdido el respeto, le ganaba al campeón y sorprendía a todos.

A él se le paralizó el corazón. Cabezazo de Olimpia en la línea del área, se metía el balón, pero el arquero Gustavo Roverano la atajó y salvó la victoria blanquiazul.
Pitaso final, 0-1 le ganó Alianza Lima al campeón defensor de la Copa Libertadores.
Él temblaba de la alegría y contibuaba diciendo lisurotas de la alegría, incluso llamó a un amigo de la euforia que tenía.

Fue una noche inolvidable para él, que por un momento, olvidó algunos problemas.



Olimpia Asunción(PAR) 0-1 Alianza Lima(PER)

20.03.2003
Estadio Defensores del Chaco
Gol: Nicolás Tagliani 90' + 2'


La frase:

"¡GOL! ¡Tú conchatumadre! Sí tú, tú, conchatumadre, eres un concha de tu madre. Sí tú, mierda."

¡Gracias Tagliani! (de verdad, gracias)

No hay comentarios: